Bom-Wrapper

Cesar Builes

Cesar R Builes

Thursday, March 19th, 2020
Recommend this to your friends.
Share via:

Sign in to the Family Interactive Login

The Family Interactive feature enhances An Amazing Life. Authorized family members can securely access their loved one's memorial website settings at any time.

Share Book of Memories with a Friend

Please enter the name and email details so that we can send your friend a link to the online tribute. No names or addresses will be collected by using this service.

Email Sent

Your email has been sent.

To share your memory on the wall of Cesar Builes, sign in using one of the following options:

Sign in with Facebook

OR

Or sign in with your email address

Your condolence has been submitted for approval. There may be a delay before posting.

Provide comfort for the family by sending flowers or planting a tree in memory of Cesar Builes

No Thanks

Contact Funeral Home

Please enter your question / comment below:

Email Sent

Your email has been sent.

Obituary

Cesar Augusto Ruiz Builes also known as “Papi and Tio”, 79, of Egg Harbor Township, passed away peacefully with his family by his side on March 19, 2020. Papi was stoic in nature and never once complained. He maintained a quiet dignity through difficult times to the very end.

He is survived by his loving wife Hermilia “Maria” who he treasured for 40 years. He is also survived by the diamonds of his eyes his two children; Johnny “Pancho” Builes and Johanna “Kiki” Builes; his daughter-in-law, Jennifer “Jenny” Builes, his sister-in-law, Rosalba Builes, his brother-in-law’s, Damian Vasquez and Guillermo Garcia. He also leaves his numerous nieces and nephews from the sobrinas of Nueva York, Adiela, Aide, Mabel, Margarita, and Rodrigo, to the familia Vasquez, Vasco, Londono, and Zea.
He is predeceased by his beloved parents Luis “Papito” Builes and Margarita “Mamita” Ruiz, siblings Luis Maria, Emilia del Carmen, Gabriel, Oliva, Luz Mila, Miguel, Teresa, Celina, Dario, Sara, and Reynaldo.

He loved his time spent traveling with his loving wife Hermilia and his family. He loved sitting outside watching the cars go by and feeding the squirrels. He had a great sense of humor and loved offering “cook” everyone Chinese food or pizza when company came to visit. He came to the United States to attend the 1964 World’s Fair and then decided to make a life here in the United States. He brought along for the journey his two brothers, Gabriel with his family and Dario. In the 1970s he brought his wife, Hermilia, and sister-in-law, Laura, and her husband, Hernan, came to the United States. In 1980, Mami and Papi got married and remained in love for 40 years, where they built an incredible foundation with their two kids Johnny and Johanna. Papi had an incredible ability to fix EVERYTHING. There was nothing he could not fix or figure out a solution to make something work better.

What made Papi the proudest was watching his two children become who they are today. He loved taking them to gymnastics or baseball practice, to the mall for Halloween, and watching them open Christmas presents. He took his family to Disney World in 1992 for Christmas vacation, where he informed everyone it was not Happy New Year but rather Happy New Jersey!! He truly enjoyed showing his children how to drive and they will never forget how happy he was when they passed their driving test for the driver’s license. He was such a proud father watching us graduate high school, college, and nursing school and moving onto our own careers.

We will never forget how much fun he had on his son’s wedding day, performing the Arabic yodel and dancing in the air with his family.

The family would like to thank Nael and Ghada Zumot, Jolene Ganiel, and Diana Arango for helping to comfort us while Papi transitioned to the heavens. The heavens gained a great man and we have gained an angel who will continue to guide us. We love you Papi and thank you for the memories. We are so happy that we made you proud as we are so proud of you.
Read Less

No funeral details available.

Condolences

We encourage you to share your most beloved memories of Cesar here, so that the family and other loved ones can always see it. You can upload cherished photographs, or share your favorite stories, and can even comment on those shared by others.

Private Condolence
LN

Lena nammour

Posted at 03:06pm
May he rest in eternal peace and his memory live on in all of you! God bless.

My condolences,
Lena Nammour & family

Elizabeth Vasquez

Posted at 02:16pm
Ionia, Michigan, a 21 de Marzo de 2020
Queridos Yonny, Johana, Hermilia
Primos y Primas:
Me permito tomar el lápiz para escribir unas sencillas palabras en honor de nuestro muy querido tío César, quien nos ha dejado este pasado 19 de marzo, en la fiesta de San José.
Cuando Adíela me envío el mensaje que el tío estaba cerrando el ciclo de su vida, algo en mi se movió y quería salir pronto a estar a su lado, pero la realidad lo impide por todo este tema del coronavirus. No sabía si rezar, si llamar a Hermilia, si llamar a mi casa para tener más precisiones; en fin, ¡lo que yo viví lo sentimos todos sus sobrinos estoy seguro! Sentir ésto es tan precioso, pues es el signo de la sangre, de la familia y del cariño.
Se nos fue el último tío de toda una generación. Es increíble como a paso lento y a veces a grandes pasos la vida pasa. De niños los vimos a todos ellos y ellas y eran nuestros héroes y heroínas. ¡Nos sentíamos tan seguros a su lado!
Yo era apenas un niño de escasos 6 años, creo, cuando César iba y venía de los Estados Unidos. Lo veo entrar a mi habitación en la antigua casa y sentarse al borde de mi cama, me tomó de la mano y me dijo que se iba a los Estados unidos. Con su risa tan propia me miró y me acarició la cabeza. No recuerdo más, sólo sentí que era triste despedirse.
Yonny y Johana: su papá César nos enseñó a conjugar el verbo emigrar. Quizás él lo aprendió de niño de nuestros abuelos. Luis Antonio fue un arriero, del norte antioqueño que trabajaba en minas de oro, como en el campo. Nacido en Potrerito, vereda entre San José de la Montaña y San Andrés de Cuerquia. Conoció a Margarita Ruiz Velásquez, del corregimiento del Playón de San José de la Montaña. Ella, tengo entendido era huérfana de su madre Laura a quien perdió siendo niña. Poco sabemos de sus amoríos. Ambos vivieron por años en San José y vieron llegar a sus hijos Luis María, Emilia del Carmen, Gabriel, Oliva, Luzmila, Miguel, Teresa, Celina Darío, César Sara y Reynaldo. El orden ya no lo recuerdo y sé que hubo algunos que nacieron y murieron pequeños. La migración los llevó primero a Tierra Adentro, corregimiento de Santa Rosa de Osos y no lejos de Potrerito; donde, bien recuerdo que papito me decía no duraron mucho. Desconozco las razones. Las textilerías de Medellín habían abierto sus fabricas entre ellas, Fabricato, Rosellón y nuestro abuelo con su familia decidieron venir a la gran ciudad a probar suerte. Pensemos lo que significaba moverse una familia de tantos hijos, dejar su casa, su tierra y aventurarse en la ciudad. Primero habían venido Luis María y Gabriel, quienes eran de los mayores. En un primer tiempo, como la mayoría de los campesinos venidos del norte, se instalaban en Bello, Copacabana. Toda esa masa venida del norte, vivían cerca los unos de los otros, y poblaron esos municipios del norte de Medellín. Recién habían abierto la Fábrica de

Rosellón y necesitaban mano de obra joven, el abuelo se vino hasta Envigado y puso a trabajar a sus hijos mayores Luis, Gabriel y el chico Miguel Ángel.
No estoy tan seguro, pero creo que algunos de los menores nacieron en Medellín, creo haberle escuchado a mi mamá una vez que Reynaldo nació en Bello. El abuelo se hizo a una finca en las afueras de Envigado, donde siguió llevando su vida de campesino. Ordeño, producción de caña para consumo de animales, cría de cerdos y gallinas. Vivía de la venta de leche, de huevos, de queso y de los negocios de ganado.
Las tías, igual se pusieron a trabajar, era la ciudad que crecía y pedía mano de obra. Emilia, Oliva, Celina y mi mamá trabajaron por épocas en la zapatería “La Bota del día”, una Factoría a la entrada de Envigado. También trabajaron en Grulla, al menos lo sé con certeza de Teresa mi mamá, pues mi papá vendía mercancía para los trabajadores de Grulla y ellos venían a pagar sus cuotas semanales, así fue como se conocieron.
Los recuerdos que todos tenemos de esos años primaverales y de nuestra infancia pasada al lado de los abuelos y de los tíos y tías son inolvidables. Llegar a la casa de los abuelos y escuchar el crepitar de la leña en el fogón, el olor de la arepa asada de la mañana, el mugido de las vacas, la leche espumosa, el canto de los gallos y las entretenidas conversaciones de Margarita, -la abuela- eran para forjar una familia culturalmente definida como “paisa”, en donde los valores estuvieron presentes. En esos años nos vimos todos crecer y poco a poco cada quien fue definiendo sus perfiles. La familia Builes Ruiz fue un pozo donde bebimos el ser y el hacer. Ahí se forjó la identidad de todos, de grupo familiar. Además, nuestra familia fue muy prestigiosa en la región. Acostados en las noches y las luces apagadas, el abuelo entonaba el rosario. Cuando me llevaban a amanecer yo dormía acurrucado entre los tíos Darío y César en la que conocimos como la habitación de Miguel. Cuando eso Cesar y Darío serían unos jóvenes, pero uno de niño los veía más grandes. Muchas veces también me acostaban al lado de la tía Luzmila. Yo la quería mucho y hasta hoy recuerdo ese cáncer estomacal terrible que se la llevó. Sé que era una persona especial, ella no podía hablar bien. Cuando murió dijeron en su entierro, siquiera Dios se la llevó, quien la cuidaría después.... Muchos años después le pregunté a mi papá y me dijo que ella tenía un retardo mental y de lenguaje. Era preciosa. Aún recuerdo su risa y alegría. ¡Qué de Dios goce!
Cuando César fue joven tuvo una flota de caballos y sus coches. ¿Cuántos? No sé. En mi cabeza llega la cifra tres. ¿Me lo diría mi papá? Quizás Guillermo León o Fernando lo recuerden. Sacaba arena de la quebrada Ayurá y hacía la entrega a las obras en construcción. No sé cuanto duró esto,y con él trabaja también el tío Darío. Mi papá me dijo hace muchos años que él le había dicho que eso no era para él y que había salido un anuncio donde el consulado de Estados Unidos pedía trabajadores. César se fue a Bogotá y le pidió a mi papá del almacén Popular ropa nueva para presentarse y un préstamo para ello. Así fue como obtuvo la visa y viajó.
Ya no estoy seguro, pero creo haber escuchado a mi padre, que el tío regresó y se estuvo otro tiempo en Colombia, donde intentó negociar. Finalmente se decidió y viajó ya para siempre.

Creo que una vez que lo visité por los 94 Con Elizabeth y las Builes Vasquez, le pregunté y él me dijo que sí (?).
Cesar nos abrió el deseo de emigrar. Unos años después, Gabriel, quien estaba ya casado con Rosalba tomó la decisión y se retiró de Rosellón. Sólo unos cuantos años pasados vino y se llevó a Rodrigo, primas y Rosalba. Los vimos partir con gran tristeza. Éramos todos tan familiares.
Malas amistades del barrio acechaban a Darío, quien era muy apuesto y Luis María, quien era el mayor y la autoridad ya entonces, instó a César para que se lo llevara. Darío quedo allá como indocumentado y era toda una novela escuchar a mamita contándole a cada hija que...”vea casi disque la policía lo coge. Que salió de un restaurante y a los cinco minutos entró migración y se llevo a muchos. ...” Hondas impresiones de temor me dejaban esas historias que a diario escucho a las gentes para las que trabajo. Desde los abuelos hemos sido una familia de emigrantes. Toda la familia Builes Vásquez. Elizabeth, Elquin, Zulmita, Ramón en España con su esposa e hijo, Fernando quien por muchos años ha vivido en la vecina Venezuela, Elvía Vasco que vivía en el seno de nuestro grupo familiar vivió por años en Venezuela. Irma, Héctor y Nancy y su esposo de origen cubano. Marta, Armando, John Diego, Lilian mi hermana en Alemania y yo quien hago parte del Instituto de Misiones para la extranjería como aporte de Colombia. Todos hemos salido tras un objetivo y la vida ha sido y esta siendo vivida en el mundo de la migración. Que lindo ha sido vivir esta vida con el trajinar por las tierras de otros, sintiendo la humanidad como un todo sin fronteras.
Un pesar tan hondo nos dejó la noticia del cáncer de Darío, razón por la que regresó de NY. Se nos iba un tío que quería a cada sobrino y jugaba con nosotros. A mi me tiraba para arriba y me atrapa con sus musculosas y grandes brazos. Como hubiera sido de maravilloso haber tenido este tío mas tiempo entre nosotros y disfrutar de su alegría y sencillez. Las hijas de Gabriel lo disfrutaron mucho.
Queridos primos Yonny y Johana, ustedes y nosotros somos nietos de una familia compacta, unida, familia extensa y matriarcal donde se trabajaba honestamente y juntos se llevaba la vida lo mejor posible. Somos un grupo del que podemos salir y viajar, pero que siempre regresamos y encontramos el origen que nos da sentido. Cuando el tío César se nos va, es una generación que se nos fue y que sólo queda viva en nosotros por lo que somos cada uno y por la forma como nos proyectamos en el mundo y lo perfeccionamos.
Pasaron muchos años antes que su papá regresara a Colombia de vacaciones. Su llegada fue apoteósica, él era un César juvenil, cabello al aire, camisas modernas, alegre, conversador y sus historias eran fascinantes. Cuando venía a visitarnos a mi casa, todos sentados a sus pies escuchábamos boquiabiertos sus historias sobre ese mundo ignoto y lejano, de nieves, calores, barcos en una bahía, restaurantes y tecnologías. Mi mente no alcanzaba a albergar tanta cosa. Me decía algún día quiero ir a ver. A su primera venida, se siguieron otras y en una de ellas se decidió por su querida mamá, con quien vivió tantos años y quienes han sido tan felices. Es muy

duro perder el compañero de su vida y el padre de sus hijos. De todo corazón estamos todos contigo Hermilia.
Estas pinceladas de nuestra historia familiar sean para recordar y hacer un homenaje a su padre, su esposo y nuestro tío tan querido. La vida nos ha llevado a cada una y a cada quien a diversos lugares y diversas situaciones que nos impiden estar para las honras fúnebres del último de los tíos de la generación de Builes Ruiz.
Sepan que a Cesar lo llevamos en el corazón y nos sentimos tan contentos de saber que la prolongación de nuestro tío son ustedes, a quienes tanto quiso y amó. Donde haya un sobrino del tío, allí esta toda la familia y ustedes tres ahí tienen su puesto.
Los queremos mucho Yonny y Johana. Un abrazo Hermilia.
Con gran afecto,
Oscar Londoño BUILES mxy
Un saludo para todos y todas.
Guillermo León, Fernando, Estela, Mario, Olga, Beatriz, Leonardo, Ramón. Irma María, Jairo Alonso, Héctor, Nancy, Iván Darío.
Marta Eugenia, Humberto, Armando, John Diego.
Mabel, Astrid Adiela, Aidé, Rodrigo, Margarita.
Margarita, Olivia, Oscar, Lilian, Gloria, Carlos, Lucrecia, Cecilia, Álvaro. Elizabeth, Elquin, Maribel, Zulma, Grisel, Ricardo.
Lucero.
 

Cordelia Allen Posted at 04:54pm

Johanna, your father sounded like a wonderful man. You were so blessed to have had such a great father in your life. I pray that God cont to comfort and be with you and family at this time of a great loss.
Loading...

Photos & Videos

Photo Album

Upload up to 10 images at a time, max 8MB each
Share by: